TFM – Paso 1:

La auditoría en comunicación

TFM - Paso 1: La auditoría en comunicación

TFM - Paso 1: La auditoría en comunicación

Como sabes por entradas al blog anteriores (y si no lo sabes, te lo digo) el equipo Implica del máster en Social Media y Marketing Digital de la Escuela de Negocios de Sevilla realizaremos la estrategia digital de la emblemática papelería sevillana Ferrer. 

 

El comienzo, como casi todo proyecto, ha consistido en una toma de contacto con los propietarios, que desde el minuto 1 nos han ayudado en todo lo que hemos necesitado para realizar la auditoría. Pero, ¿en qué consiste eso de la auditoría?

 

Quédate y te cuento cómo lo estamos haciendo.

¿Qué es una auditoría en comunicación?

La auditoría en comunicación es el primer paso de todo proyecto que te plantees. Y, en mi opinión, el más importante. A raíz de la auditoría (de una muy buena auditoría), la empresa o agencia de marketing digital será capaz de conocer de primera mano y al 100% cómo es su cliente, su historia, sus debilidades, sus fortalezas, lo que quiere conseguir para su negocio, lo que no quiere conseguir, conocer al dedillo su producto o servicio… Consiste en llegar a conocer tanto a la marca que casi te conviertas en un experto/a. 

 

En definitiva, consiste en realizar un análisis profundo acerca de la empresa, de su comunicación, sus canales, sus productos/servicios, su público objetivo, su competencia…TODO. 

 

Si no conoces a tu cliente, ¿cómo esperas poder ofrecerle el mejor servicio? 

 

Te cuento abajo las partes que se analizan en una auditoría en comunicación, por si sigues un poco perdido/a. 

¿Qué se analiza en una auditoría en comunicación?

¿Qué se analiza en una auditoría en comunicación?

Básicamente no tiene mucho más que lo que ya te he comentado, pero es importante conocer qué aspectos analizar para no dejar nada en el tintero. Cualquier detalle o dato es importante para personalizar al máximo la estrategia digital del cliente. 

 

Vamos al lío.

Conocer a qué se dedica nuestro cliente y cuál es la situación actual de este sector. Para este apartado suele ser muy útil realizar un análisis PESTEL del sector, donde se analizan los ámbitos Político, Económico, Social, Tecnológico, Ambientales (Environmental) y Legal.  

Dentro del análisis de la marca existen una serie de sectores que sí o sí hay que tener en cuenta. Quizás sea la parte más bonita de la auditoría, ya que es cuando el cliente te abre su negocio y su historia y os conocéis. Si se hace bien esta parte, es clave. 

Los valores de una marca son aquellos atributos que ha ido adquiriendo tanto esta como sus productos/servicios a lo largo de su historia y que orientan en gran medida su comportamiento. Si uno de los valores de una marca es, por ejemplo, la transparencia, se espera que la marca en todas sus actuaciones sea transparente con su actividad. 

¿Qué hay detrás de una marca? Personas. No podemos olvidar que la actividad de las mismas depende de estas y viceversa. Seguramente su comercio sea una de las cosas más importantes en su vida y le hayan dedicado mucho tiempo, esfuerzo y cariño. Además, en cuanto auditoría, son la mejor y más fiable fuente de información para nuestra estrategia. 

Consiste en analizar cuál es el plan operativo que está ejerciendo nuestro cliente, cuáles son sus objetivos y tu estrategia en cuanto a venta, tanto online como offline. 

La visibilidad en internet de una marca consiste en la capacidad de esta para ser vista, ya sea de forma orgánica o pagando. Al introducir el nombre de nuestro cliente en un buscador, ¿qué nos aparece? ¿en qué posición de la SERP se encuentra? ¿hacen referencia en otras páginas o plataformas?, etc. 

El análisis de la infraestructura web consiste en analizar exhaustivamente la distribución del contenido, el diseño, la optimización y la usabilidad de la web de nuestro cliente desde la que partimos antes de hacer la estrategia digital. Saber qué se está haciendo, qué se está haciendo bien y qué se puede mejorar en la web

Igual que el análisis de la infraestructura web, pero aplicado a las redes sociales. ¿En qué redes sociales se encuentra nuestro cliente? ¿Los perfiles están optimizados? ¿Cuál es el nº de seguidores en cada una? ¿Y el nivel de engagement? ¿Con qué periodicidad se publica? ¿El qué?, etc. 

Seguramente no seamos la única marca que esté operando en nuestro sector y ciudad, por lo que habrá empresas y comercios que compitan con nosotros. Debemos conocer no solo cómo lo hace nuestro cliente sino también cómo está haciendo todo esto nuestra competencia. Si lo están haciendo mal o muy bien, si están realizando acciones en social media que podrían funcionarnos, etc. Podemos sacar mucha información e ideas de este análisis. 

Y por último y, quizás el más importante, para quien. Está genial conocer toda esta información, pero si realmente no vamos a orientar la estrategia a quien verdaderamente queremos que llegue nuestro mensaje, el trabajo habrá sido en vano. Es primordial conocer y definir a nuestro público objetivo, saber qué busca y donde está. Si es hombre, mujer, joven o mediana edad, si es de nuestra ciudad o nos dirigimos a todo el país, si estudia, si trabaja…todo.

 

Para definir el público objetivo es muy útil utilizar técnicas como la definición del buyer persona

En la auditoría en comunicación todo es investigación

En la auditoría en comunicación todo es investigación

Seguramente estés pensando que cuando viene lo guay, lo bueno: diseñar la estrategia, las acciones, las creatividades…¡Pues muuuy pronto! Pero hay que empezar primero por aquí, por hacer un trabajo de investigación que te aclare tantas dudas que todo lo que venga después sea rodado.

 

Para mí, si una auditoría en comunicación se hace bien, al final el profesional del marketing acaba convirtiéndose también en un profesional del producto o servicio de la marca con la que trabaje. 

 

En el caso de nuestro TFM, tras semanas de auditoría, de visitar la papelería, de buscar información, de preguntar, de analizar a la competencia y a nuestro público objetivo, hemos acabado siendo unos expertos en plumas estilográficas y papeles. Y eso es, para mí, lo mejor de esta profesión: aprender tantísimo de tantísimos ámbitos, sectores y personas. 

 

¿Te animas a seguir aprendiendo a través del marketing y la comunicación?

Como sabes por entradas al blog anteriores (y si no lo sabes, te lo digo) el equipo Implica del máster en Social Media y Marketing Digital de la Escuela de Negocios de Sevilla realizaremos la estrategia digital de la emblemática papelería sevillana Ferrer. 

 

El comienzo, como casi todo proyecto, ha consistido en una toma de contacto con los propietarios, que desde el minuto 1 nos han ayudado en todo lo que hemos necesitado para realizar la auditoría. Pero, ¿en qué consiste eso de la auditoría en comunicación?

¿Qué es una auditoría en comunicación?

La auditoría en comunicación es el primer paso de todo proyecto que te plantees. Y, en mi opinión, el más importante. A raíz de la auditoría (de una muy buena auditoría), la empresa o agencia de marketing digital será capaz de conocer de primera mano y al 100% cómo es su cliente, su historia, sus debilidades, sus fortalezas, lo que quiere conseguir para su negocio, lo que no quiere conseguir, conocer al dedillo su producto o servicio… Consiste en llegar a conocer tanto a la marca que casi te conviertas en un experto/a. 

 

En definitiva, consiste en realizar un análisis profundo acerca de la empresa, de su comunicación, sus canales, sus productos/servicios, su público objetivo, su competencia…TODO. 

¿Qué se analiza en una auditoría en comunicación?

¿Qué se analiza en una auditoría en comunicación?

Básicamente no tiene mucho más que lo que ya te he comentado, pero es importante conocer qué aspectos analizar para no dejar nada en el tintero. Cualquier detalle o dato es importante para personalizar al máximo la estrategia digital del cliente. 

 

Vamos al lío.

Conocer a qué se dedica nuestro cliente y cuál es la situación actual de este sector. Para este apartado suele ser muy útil realizar un análisis PESTEL del sector, donde se analizan los ámbitos Político, Económico, Social, Tecnológico, Ambientales (Environmental) y Legal.  

Dentro del análisis de la marca existen una serie de sectores que sí o sí hay que tener en cuenta. Quizás sea la parte más bonita de la auditoría, ya que es cuando el cliente te abre su negocio y su historia y os conocéis. Si se hace bien esta parte, es clave. 

Los valores de una marca son aquellos atributos que ha ido adquiriendo tanto esta como sus productos/servicios a lo largo de su historia y que orientan en gran medida su comportamiento. Si uno de los valores de una marca es, por ejemplo, la transparencia, se espera que la marca en todas sus actuaciones sea transparente con su actividad. 

¿Qué hay detrás de una marca? Personas. No podemos olvidar que la actividad de las mismas depende de estas y viceversa. Seguramente su comercio sea una de las cosas más importantes en su vida y le hayan dedicado mucho tiempo, esfuerzo y cariño. Además, en cuanto auditoría, son la mejor y más fiable fuente de información para nuestra estrategia. 

Consiste en analizar cuál es el plan operativo que está ejerciendo nuestro cliente, cuáles son sus objetivos y tu estrategia en cuanto a venta, tanto online como offline. 

La visibilidad en internet de una marca consiste en la capacidad de esta para ser vista, ya sea de forma orgánica o pagando. Al introducir el nombre de nuestro cliente en un buscador, ¿qué nos aparece? ¿en qué posición de la SERP se encuentra? ¿hacen referencia en otras páginas o plataformas?, etc. 

El análisis de la infraestructura web consiste en analizar exhaustivamente la distribución del contenido, el diseño, la optimización y la usabilidad de la web de nuestro cliente desde la que partimos antes de hacer la estrategia digital. Saber qué se está haciendo, qué se está haciendo bien y qué se puede mejorar en la web

Igual que el análisis de la infraestructura web, pero aplicado a las redes sociales. ¿En qué redes sociales se encuentra nuestro cliente? ¿Los perfiles están optimizados? ¿Cuál es el nº de seguidores en cada una? ¿Y el nivel de engagement? ¿Con qué periodicidad se publica? ¿El qué?, etc. 

Seguramente no seamos la única marca que esté operando en nuestro sector y ciudad, por lo que habrá empresas y comercios que compitan con nosotros. Debemos conocer no solo cómo lo hace nuestro cliente sino también cómo está haciendo todo esto nuestra competencia. Si lo están haciendo mal o muy bien, si están realizando acciones en social media que podrían funcionarnos, etc. Podemos sacar mucha información e ideas de este análisis. 

Y por último y, quizás el más importante, para quien. Está genial conocer toda esta información, pero si realmente no vamos a orientar la estrategia a quien verdaderamente queremos que llegue nuestro mensaje, el trabajo habrá sido en vano. Es primordial conocer y definir a nuestro público objetivo, saber qué busca y donde está. Si es hombre, mujer, joven o mediana edad, si es de nuestra ciudad o nos dirigimos a todo el país, si estudia, si trabaja…todo.

 

Para definir el público objetivo es muy útil utilizar técnicas como la definición del buyer persona

En la auditoría en comunicación todo es investigación

En la auditoría en comunicación todo es investigación

Seguramente estés pensando que cuando viene lo guay, lo bueno: diseñar la estrategia, las acciones, las creatividades…¡Pues muuuy pronto! Pero hay que empezar primero por aquí, por hacer un trabajo de investigación que te aclare tantas dudas que todo lo que venga después sea rodado.

 

Para mí, si una auditoría en comunicación se hace bien, al final el profesional del marketing acaba convirtiéndose también en un profesional del producto o servicio de la marca con la que trabaje. 

 

En el caso de nuestro TFM, tras semanas de auditoría, de visitar la papelería, de buscar información, de preguntar, de analizar a la competencia y a nuestro público objetivo, hemos acabado siendo unos expertos en plumas estilográficas y papeles. Y eso es, para mí, lo mejor de esta profesión: aprender tantísimo de tantísimos ámbitos, sectores y personas. 

 

¿Te animas a seguir aprendiendo a través del marketing y la comunicación?